El Sueño en el niño, Parte 1

El sueño es un estado en el que el organismo inhibe todas las funciones que lo relacionan con el mundo exterior, produciéndose una relajación casi completa de los músculos. Como consecuencia de la inhibición de la actividad física muscular todos los órganos disminuyen su rendimiento y por tanto se recuperan. Lograr un equilibrio entre la actividad y el descanso es primordial para que no se produzca fatiga.
El sueño es muy importante en la etapa infantil, ya sea por contribuir a la recuperación de energías, como para la maduración y desarrollo de sus sistemas funcionales.
Desde la etapa prenatal existe etapas despiertas y de sueño, y cuando nacen pasan la mayor parte del día durmiendo. Conforme pasa el tiempo, se va reduciendo el tiempo que el niño duerme.
Recién nacido, pasan de unas 17 horas del día durmiendo, puede alternarse en ciclos de 4 horas en los que se despiertan para comer, el aseo y poco más.
A partir de los 3 años, se produce un cambio en el niño, se pasa de los ciclos de 3 y 4 horas y se va adaptando al ritmo biológico de 24 horas. Duerme unas 4 a 5 veces al día y aproximadamente el 70% de los niños pueden aguantar ya 8 horas por la noche.
Al año solo un 10% no consigue dormir las 8 horas seguidas en la noche y sigue durmiendo entre 3 y 4 veces a lo largo del día. A los 18 meses duerme en dos periodos al día, se va ampliando los periodos de vigilia. 
Hasta los 4 o 5 años se puede mantener la siesta, las horas de sueño nocturno debe de ser de 10 a 11 horas. En muchos casos, a los 3 años coincidiendo con el comienzo de la etapa escolar, se elimina la siesta.

¿Cuales son las causas por las que no quiere dormir?
* Por lo general no quiere abandonar la actividad que esta realizando, por miedo a perder lo que le rodea. 
* A partir de los dos años es el momento en que aparecen los miedos, por lo que puede sentir miedo a dormirse. 
* Les resulta difícil distinguir entre lo que es real y lo imaginado.
* Hay niños que tienen miedo a la oscuridad y el simple hecho de ponerles en la habitación aunque sea con luz tenue le produce ansiedad. 
* Cuando el niño toma conciencia de que irse a la cama representa el separarse de su entorno y la familia que le rodea, es normal que no quiera separarse de ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Juegos en familia: STOP

Dibujar al ritmo de la música

Cuento: "El pirata valiente"