jueves, 12 de enero de 2012

Cuento de susto, con sorpresa.


Cada vez que cuento este cuento, triunfo entre los más pequeños. Les encanta y disfrutan mucho con el.
Tienes que crear el ambiente para el cuento, ya que es un cuento de susto. Por eso hay que darle toda la intriga posible a la hora de contarlo (empezando la frase muy despacio y terminándola con un golpe de voz), pausarte en cada frase y si es posible bajar la luz. Bueno empiezo, ¡¡NO OS ASUSTEIS!!!

Era de noche......
estaba lloviendo.....
había un castillo.....
se abrió una puerta.......
salió un vampiro.....
cogió un cuchillo......
¿sabéis lo que hizo.....?
Unta mantequilla, unta mantequilla, unta mantequilla (esto lo hacemos con las manos, como si untáramos mantequilla)

Es muy divertido y te lo pedirán una y otra vez. La siguientes veces como ya se lo hemos contado, pueden ayudarnos a terminar cada frase, que le gustará también mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario